Crease la Unidad de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Educación (UNITE)

Juan Francisco Nosiglia
CENTROCiudad de Buenos Aires

Artículo 1°.- Crease la Unidad de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Educación (UNITE) como persona jurídica de derecho público, y autónomo del Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 2°.- La finalidad de la Unidad creada en el artículo 1º de la presente ley es contribuir a garantizar no sólo el acceso a las nuevas tecnologías sino incorporar las condiciones sociales, económicas y culturales para acceder  efectivamente a su utilización.

Art. 3°.- La Unidad creada en el artículo 1º  se encargará de gestionar el Programa para la Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea (Plan Sarmiento), tendiente a promover la inclusión digital para un mayor y mejor acceso a la educación y a la cultura.

Art. 4°.- La UNITE tendrá además como función coordinar las acciones del Plan Sarmiento con el Plan Nacional Conectar Igualdad o con los que se creen en la  jurisdicción local o nacional de similares características.

Art. 5°.- Los objetivos de UNITE son:

  1. Contribuir al ejercicio del derecho a la educación y a la inclusión social mediante acciones que permitan la igualdad de acceso al conocimiento.
  2. Realizar y contribuir al fomento de investigación e innovación tecnológica en educación.
  3. Elaborar y ejecutar planes y programas de investigación y desarrollo tecnológico.
  4. Transferir los resultados de la investigación tecnológica a instituciones educativas públicas y privadas.
  5. Desarrollar contenidos digitales y otros recursos educativos relacionados con los programas formativos vigentes y con otros temas transversales (educación, arte, medioambiente, etc.), dirigidos a personas de todas las edades, desde niños preescolares a adultos, y para personas con capacidades diferentes.
  6. Desarrollar programas de educación no formal para toda la población que esté relacionada directamente con los beneficiarios alcanzados por las actividades de la Unidad, según el diseño que se adopte, en el marco de la normativa vigente.
  7. Asistir en la elaboración de contenidos y gestión de conocimientos.
  8. Colaborar con las instituciones en la resolución de problemas concretos creando innovación en los procesos y promoviendo prototipos de rápida ejecución y bajo presupuesto.
  9. Proporcionar servicios técnicos a diferentes instituciones educativas del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
  10. Contribuir a la creación de entidades competentes para la gestión de la transferencia y la valoración de la tecnología.
  11. Formar expertos a través de cursos de alta especialización.
  12. Fomentar la cultura tecnológica.
  13. Gestionar instalaciones científico-técnicas que le sean encomendadas al servicio del sistema de investigación y desarrollo tecnológico.
  14. Participar en los órganos y organismos internacionales que le encomiende el Ministerio de Educación.
  15. Participar en el diseño y la implementación de las políticas tecnológicas del Ministerio de Educación.
  16. Colaborar con otras instituciones, tanto nacionales como internacionales, en el fomento y la transferencia de la tecnología, así como en la creación y desarrollo de centros, institutos y unidades de investigación científica y tecnológica.
  17. Elaborar con universidades en actividades de investigación y desarrollo tecnológico.
  18. Informar, asistir y asesorar en materia de tecnología a las instituciones educativas.
  19. Colaborar en la actualización y gestión de conocimientos en  tecnología de la información y comunicación en las instituciones de nivel superior de la CABA.
  20. Apoyar la realización de políticas sectoriales mediante la elaboración de estudios técnicos o actividades de investigación aplicada.
  21. Potenciar la investigación tecnológica que le atribuya la normativa aplicable o le encomiende el Poder Ejecutivo de la Ciudad.
  22. Producir información válida y confiable acerca de la implementación, resultados e impactos de los planes Sarmiento y Conectar Igualdad en las principales poblaciones beneficiarias: niños, familias, docentes, así como a nivel de la sociedad en general.

Art. 6°.- La UNITE contará con un Director Ejecutivo elegido por concurso nacional /internacional, que durará 4 años en su mandato; un Consejo Directivo integrado por cinco especialistas en la materia para desempeñar la dirección de las diferentes áreas de la Unidad,  elegidos por concurso público con el mismo mandato que el director y una estructura administrativa para cumplir con sus objetivos

El personal técnico superior que conforma la estructura de la Unidad es designado por concurso con criterios similares al Director Ejecutivo.

Art. 7°.- A la UNITE la asiste un Comité Científico Académico integrado por especialistas y académicos de las Universidades y de Organismos nacionales e internacionales, en carácter ad-honorem, que serán convocados para asesorar al Director y al Consejo directivo en temas específicos. Podrán desempeñarse en esta función durante cuatro años y reelectos por igual período.

Art. 8°.- La convocatoria al concurso, los criterios de selección, perfil de los directores de la Unidad y los jurados son establecidos por el Poder Ejecutivo con anterioridad, y difundidos por diferentes medios con el objeto de asegurar la transparencia del concurso y de la designación.

Art. 9°.- La Unidad deberá presentar anualmente una memoria, un plan de acción y estimación presupuestaria para el año siguiente.

Art. 10°.- Los gastos que demande la implementación de la presente ley son afectados al presupuesto del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, y al presupuesto específicos que anualmente determine la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para el funcionamiento de la UNITE.

Art. 11°.- Comuníquese, etc.

Fundamentos

La incorporación de las tecnologías a las prácticas de enseñanza es un fenómeno que se ha ido incrementando en los últimos años, en los diferentes niveles del sistema educativo.

Las transformaciones que acontecen a nivel del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación han producido cambios en la sociedad. Las políticas de inclusión de computadoras en las escuelas se han desarrollado en diferentes países y el diseño e implementación de las mismas ha variado según el contexto en el que se establecieron.

En la mayoría de las implementaciones de inclusión de computadoras en las escuelas o distribución en los alumnos que asisten al sistema educativo formal, no fueron acompañadas por planes y proyectos integrados de capacitación docente y de asistencia técnica integral a las instituciones y usuarios.

Tampoco se han realizado evaluaciones sistemáticas que den información con relación a, en qué medida la integración de las TIC pueden ayudar a superar el paradigma pedagógico tradicional de las escuelas y en qué medida la incorporación de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en las escuelas favorecen la disminución de la brecha digital entre los grupos sociales en el acceso, la calidad de uso y las expectativas de los alumnos y sus familiares frente a la escuela.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se implementó en el año 2012 el Plan Sarmiento que es “una iniciativa del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, que contempla una propuesta pedagógica integral, con formación, acompañamiento y la provisión de infraestructura tecnológica. Entrega netbooks a los alumnos y notebooks a los docentes titulares de las escuelas de educación primaria común, adultos, especial y escuelas normales de gestión estatal, y privadas de gestión social de la Ciudad de Buenos Aires. Junto con el equipamiento tecnológico, los alumnos y docentes reciben conectividad inalámbrica en toda la Ciudad, así como servicio de soporte y mantenimiento de las máquinas, además de reposición por rotura o por robo”.

Los alumnos y docentes de los niveles medios del sistema educativo de la Ciudad son beneficiados con el Plan Conectar Igualdad del gobierno nacional.

La penetración de diferentes planes de inclusión de computadoras en los distintos niveles del sistema educativo de la Ciudad Conectar igualdad y Sarmiento, se traduce en omisiones relevantes, diversas direccionalidades en la capacitación continua de los docentes que no atienden a las necesidades institucionales, cuando esta se implementa, y carencia de continuidad en la asistencia y capacitación.

No obstante que la CABA no ha sancionado a la fecha una ley de educación que enmarque la política de integración de las TIC en las escuelas, la ley de Educación Nacional N° 26.206 (LEN) sancionada en el 2006 establece que el Estado debe garantizar el acceso de todos/as a la información y al conocimiento como instrumento central de la participación en un proceso de crecimiento económico y justicia social (Art. 7). Asimismo, define que el Poder Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de Educación, fijará la política y desarrollará opciones educativas basadas en el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación y de los medios masivos de comunicación social, que colaboren con el cumplimiento de los fines y objetivos de la Ley (art. 100).

En este sentido la ausencia de una norma marco  que expliciten con claridad una política jurisdiccional en la materia exige la formulación de normas y creación de entidades que direccionen y asistan en la consolidación e implementación de políticas específicas para la Ciudad de Buenos Aires.

Warschauer (2003) propone no limitar el concepto de brecha digital a la desigualdad en el acceso, sino incorporar las condiciones sociales, económicas y culturales para acceder y efectivamente utilizar las tecnologías.

Así, la brecha digital se definiría también por los recursos sociales y políticos que permiten el uso con sentido (o significativo) de las tecnologías por parte de los individuos.

Según Camacho Jiménez (2001), el uso con sentido implica apropiarse de los potenciales beneficios de las innovaciones para utilizarlas en la resolución de problemas diarios, a partir de juicios propios sobre su conveniencia.

La propuesta del presente proyecto es superadora de la imposición o distribución de computadoras a los diferentes beneficiarios ya que exige la implementación de políticas integradas.

Uno de los objetivos centrales de la Unidad que crea el proyecto es producir información válida y confiable acerca de la implementación, resultados e impactos de los planes nacionales y Sarmiento  en las principales poblaciones beneficiarias: niños, familias, docentes, así como a nivel de la sociedad en general.

En los últimos años, la calidad y la equidad de la educación se han convertido en asuntos principales de la agenda de debate público. Acceder a una educación de calidad es un derecho de todos los niños, las niñas y los adolescentes, un derecho por cuyo cumplimiento los Estados deben velar.

En este sentido el uso intensivo de las  tecnologías de la información y comunicación en educación y  eliminar la desigualdad de acceso a ellas en todos los niños y jóvenes de la Ciudad debe constituirse en un objetivo fundamental.

Coincidimos con una concepción sobre el desarrollo local que privilegia a las TIC como habilitadoras de procesos generadores de oportunidades, de mejoramiento de la calidad de vida, del desarrollo humano y de la inclusión social. Como así también como una pieza clave para el desarrollo de una sociedad de la información y del conocimiento (sic) inclusiva y democrática.

Por las razones expuestas solicitamos la aprobación del presente proyecto