Ley de difusión de riesgo que causa el consumo de alcohol durante el embarazo

Maria Alejandra Lordén
CENTROBuenos Aires

Artículo 1.- La presente tiene por objeto establecer parámetros para difundir el riesgo que causa el consumo de alcohol durante el embarazo.-

 

 Artículo 2.- Son objetivos de la presente Ley:

a).- Reducir el consumo de alcohol en embarazadas;

b).- Reducir o evitar las consecuencias que provoca en la salud el consumo de alcohol durante el embarazo;

c).- Prevenir el inicio de consumo de alcohol en niños/as y jóvenes;

d).- Promover el cese de consumo de alcoholen la población;

e).- Promover campañas informativas y de prevención en establecimientos asistenciales de salud, públicos y privados;

f).- Promover campañas informativas y de prevención en la sociedad a los efectos de que sean conocidas las consecuencias que produce el consumo de alcohol durante la gestación;

g).- Promover campañas informativas sobre el consumo de alcohol en las embarazadas, dando a conocer las condiciones que impactan la salud y los factores y conductas de riesgo individual;

h).-Formación continua de los profesionales que trabajan en cuidados periconcepcionales y perinatales.-

Artículo 3.- Todos los establecimientos asistenciales de salud públicos y privados, deben colocar en lugar visible cartel u otra forma gráfica alternativa de comunicación con la leyenda “BEBER ALCOHOL DURANTE EL EMBARAZO,PUEDE DAÑAR AL BEBÉ-QUE CREZCA SALUDABLE DEPENDE DE VOS”.-

Artículo 4.- El Poder Ejecutivo determinara la autoridad de aplicación de la presente ley.-

Artículo 5.- La autoridad de aplicación, promoverá y apoyará la elaboración y difusión de campañas publicitarias que adviertan sobre los posibles daños a la salud y los efectos nocivos que puede generar, el consumo de alcohol durante el embarazo.-

Artículo 6.- La presente ley deberá ser reglamentada dentro de los noventa (90) días contados a partir de su promulgación.-

Artículo 7.- Invitase a los municipios de la provincia de Buenos Aires, a adherir a la presente ley.-

Artículo 8.- Comuníquese al Departamento Ejecutivo.-

Fundamentos

El alcoholismo es una de las enfermedades más prevalentes en nuestro medio y la edad de inicio de esta enfermedad es cada vez más precoz.-

En los últimos 30 años la brecha que históricamente se había observado entre la prevalencia de consumo de alcohol en varones y mujeres se ha ido cerrando progresivamente debido al consumo sostenido de alcohol en las mujeres de todo el mundo. Estos cambios en los patrones de consumo de la población general resultan alarmantes, particularmente en las mujeres más jóvenes, en las que se han informado prevalencias de consumo muy similares a la de los varones.

El consumo en mujeres jóvenes se ha caracterizado, además, por un patrón altamente perjudicial para la salud, denominado consumo excesivo episódico, consistente en la ingesta de grandes cantidades de alcohol por ocasión, aun con baja frecuencia. Esta situación-sumada a las consecuencias negativas que la exposición intrauterina al alcohol puede tener en el desarrollo tanto prenatal como posnatal- ha generado desde fines del siglo pasado un creciente interés por el estudio de la prevalencia de consumo de alcohol, así como de sus características y los factores asociados, en mujeres en edad reproductiva y gestantes.-

El alcohol durante la gestación expone al bebea lo que se denomina fetotoxicidad, que produce trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). “es la primera causa de problemas del neurodesarrollo y es un 100% prevenible”.-

El síndrome de alcoholismo fetal (SAF) es considerado hoy la principal causa evitable-no genética- de discapacidad intelectual. Sin embargo, muchas mujeres no reciben asesoramiento o recomendaciones de los profesionales de la salud respecto del consumo de alcohol durante en la gestación, en los controles médicos preconcepcionales y prenatales. La mayoría de ellas carece de información respecto de las implicaciones del consumo de alcohol durante ese periodo o maneja información poco precisa transmitida por amigos, familiares o medios de comunicación.-

En nuestro medio el alcoholismo materno fetal es un hecho casi ignorado como importante factor en la génesis de un amplio espectro de enfermedades neuropsiquiatras del niño, el adolescente y el adulto. Los hijos de madres alcohólicas pueden presentar desde un retraso mental profundo hasta una normalidad aparente, pasando por cuadros de epilepsia, déficit de atención con/sin hiperactividad, autismo y trastorno generalizado del desarrollo, y varios tipos de trastornos del aprendizaje. En la adolescencia pueden desarrollar varios tipos de trastornos de la personalidad y adicciones a drogas. Finalmente, en la adultez, pueden presentar diferentes tipos de psicosis y trastornos afectivos, entre otros. Un gran número de estos hijos de madres alcohólicas no logran desarrollar completamente su potencial mental y social como individuos plenamente libres. Se ven involucrados en conductas antisociales o tienen problemas escolares y laborales.-

Un bebé puede sufrir alteraciones y daños en el organismo desde antes de nacer. Si una mujer abusa del consumo de alcohol durante el embrazo puede afectar al desarrollo del bebé, causándole síndrome del alcoholismo fetal, provocando un crecimiento deficiente del niño, disminución de tono muscular, mala coordinación y problemas del pensamiento, el lenguaje o las habilidades sociales.-

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son discapacidades físicas, conductuales e intelectuales que duran toda la vida. Comúnmente, una persona con un TEAF tiene una combinación de estos problemas. Los TEAF son completamente prevenibles si no se expone al bebe en gestación al alcohol antes del nacimiento.-

Los TEAF se deben al consumo de alcohol de la madre durante el embarazo. El alcohol en la sangre de la madre pasa al bebe a través del cordón umbilical. Cuando una mujer embarazada consume alcohol, su bebe también lo hace.-

No hay dos personas con trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) que sean exactamente iguales. Los TEAF pueden incluir discapacidades tanto físicas como intelectuales, así como problemas de conducta y aprendizaje. Estos síntomas pueden variar de leves a graves.-

 

Para describir los trastornos del espectro alcohólico fetal se usan diferentes términos, dependiendo del tipo de síntoma.-

Síndrome alcohólico fetal (SAF): este síndrome representa  el extremo más grave de los trastornos del espectro alcohólico fetal. La muerte es el resultado más grave de beber alcohol durante el embarazo. Las personas con síndrome alcohólico fetal (SAF) pueden tener características faciales anormales, problemas del crecimiento y del sistema nervioso central. También pueden tener problemas de aprendizaje, memoria, atención, comunicación, vista o audición. Es posible que tengan una combinación de estos problemas.-

Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol: Las personas con el trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol pueden tener discapacidades intelectuales y problemas de conducta y aprendizaje.-

Defectos de nacimiento relacionados con el alcohol: Las personas con defectos de nacimiento relacionados con el alcohol pueden tener problemas de corazón, los riñones, los huesos o de la audición. Es posible que tengan una combinación de estos problemas.-

Trastornos neuroconductual asociado a la exposición prenatal al alcohol: Un niño o un joven con el trastorno neuroconductual asociado a la exposición prenatal al alcohol tendrá problemas en tres áreas: 1- para pensar o recordar, es decir, el niño puede tener problemas para planificar o puede olvidar información que ya ha aprendido; 2- problemas de conducta, problemas de ánimo, y 3- problemas con la vida cotidiana, que pueden incluir dificultad para bañarse, vestirse de acuerdo al estado del tiempo, jugar con toros niños, entre otras.-

La educación en salud como estrategia fundamental, en la promoción de la misma, ha sido sostenida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una estrategia tendente al desarrollo personal y comunitario y a la disminución de las diferencias en salud a través del “acceso a la información, habilidades y oportunidades para elegir opciones saludables”. Esta estrategia incluye la información respecto a las condiciones que impactan la salud, y los factores y conductas de riesgo individuales.-

El establecimiento de una recomendación oficial respecto del consumo durante la gestación podría apuntalar una política de salud especifica en relación con la problemática y contribuir a generar entre los profesionales y en la población en general, al menos, la motivación para informarse.-

El impacto y la magnitud de la problemática exigen el desarrollo de planes de prevención específicos. El diseño y la implementación de diferentes estrategias preventivas y de intervención demandan, a su vez, la formación y actualización continua de los profesionales que trabajan en cuidados periconcepcionales y perinatales, como ginecólogos, obstetras, enfermeras y pediatras.-

No hay dudas de que el síndrome alcohólico fetal es un problema de salud públicay en ese sentido debemos apoyar políticas programadas eficaces para prevenir el consumo excesivo de alcohol, y terminar con esperanzas frustradas y vidas dañadas.-

Por todo ello es que solicito a mis pares que acompañen con su voto la presente iniciativa.-