Ley de Muerte Súbita

Maria Alejandra Lordén
CENTROBuenos Aires

Artículo 1: Establézcase  la obligación de realizar autopsia a todo lactante menor de un año de vida fallecido con el diagnóstico primario de muerte súbita.- 

Artículo 2: Entiéndase como muerte súbita del lactante  a la ocurrida  en bebes menores de un año y que sucede en forma  repentina e inexplicable en el domicilio o a la llegada de un establecimiento de salud.-

Artículo 3; Denominase autopsia al procedimiento mediante el cual a través de observación, intervención y análisis del cadáver del bebe fallecido, en forma tanto externa como interna y teniendo en cuenta, cuando sea el caso, el examen de las evidencias o pruebas físicas relacionadas con el mismo, así como las circunstancias conocidas como anteriores o posteriores a la muerte,  se obtiene  información para fines científicos o legales.-

 

Artículo 4. Son objetivos de la autopsia médico – legal:

  1. Establecer las causas de la muerte.-
  2.  Verificar o establecer el diagnóstico sobre el tiempo de ocurrencia de la muerte.-
  3.  Ayudar a establecer las circunstancias en que ocurrió la muerte y la manera como se produjo, así como el mecanismo. -
  4.  Aportar información para efectos del dictamen pericial.-

Artículo 5: A los efectos de la aplicación del artículo primero de la presente, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires creará un protocolo de Muerte Súbita del Lactante.-

Artículo 6: El Poder Ejecutivo reglamentará la presente ley dentro de los sesenta (60) días de su promulgación.-

Artículo 7: Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

Fundamentos

La muerte súbita infantil  es de origen natural, aparece de forma inesperada y es rápida, además ocurre fuera de las Instituciones de Salud, habitualmente en ámbitos privados.-

Tratándose de bebes menores de un año es muy difícil determinar que dicha muerte súbita  no haya ocurrido por alguna causal de violencia.-

Las características médico-legales de los homicidios  difieren en función de la edad; por lo que, tratándose de lactantes, el mecanismo de muerte más frecuente es el traumatismo y la asfixia por sofocación o estrangulamiento, con situaciones especiales como el síndrome del niño zarandeado o la muerte por abandono en lactantes y neonatos.-

La muerte súbita del lactante se caracteriza por la rapidez en su presentación y por ser inesperada que además ocurre en un niño aparentemente sano o con antecedentes patológicos triviales. La condición de inesperada le confiere un matiz especial, incluyéndola como una muerte sospechosa de criminalidad, pero además, la rapidez con la que ocurre impedirá un diagnóstico clínico. Ambas características argumentan la práctica de la autopsia judicial dirigida a establecer, por una parte, el diagnóstico clínico: etiológico, patogénico y anatomopatológico; y,  por otra parte, conforma una cuestión de derecho que irá encaminada a determinar la posibilidad de  la existencia de un delito.-

 Todos los casos de muerte súbita del lactante, refrendados por los fundamentos legales, requieren una minuciosa investigación post mortem que descarte la existencia de una muerte violenta. Esta investigación incluye el examen del lugar del fallecimiento, la práctica de la autopsia judicial y la revisión de la historia clínica. Si tras el estudio la causa de la muerte es natural, carece de trascendencia judicial y no se eleva a sede Judicial. Sin embargo, la diferencia es ostensible cuando durante la práctica de la autopsia judicial se observan signos compatibles con una posible causa violenta, ya que constituye el punto de partida para un correlato de investigaciones judiciales y policiales dirigidas a esclarecer las circunstancias y autores de la muerte.-

Aunque no lo creamos posible en el recién nacido la autora de una muerte súbita violenta suele ser la madre; sin embargo, en el lactante adquiere preferencia en la autoría el marido, compañero, cuidador o cuidadora, y no es raro que acudan al hospital con falsas explicaciones de lo ocurrido.-

 Existen muertes violentas que, debido a la ausencia de signos evidentes, pueden quedar enmascaradas como una muerte natural o por el contrario, muertes a priori consideradas como violentas, tras un minucioso estudio post mortem se diagnostican como muertes naturales.-

Lo habitual es que un lactante, al ser encontrado muerto en su cuna, sea conducido a un servicio de urgencias donde ingresa ya fallecido,  y no se consigue su reanimación y el medico determina que la causal es la muerte súbita sin realización de autopsia.-

Con este proyecto pretendemos que se protocolice la realización de las autopsias en lactantes menores de un año que han sido víctimas de muerte súbita a efectos de evitar que detrás de uno de estos acontecimientos  tan dolorosos se esconda un caso  de violencia.-

Es por todo lo expuesto que solicito a mis pares me acompañen con la presente iniciativa.-