Ley de Restructuración de la Policia Provincial

Ramón Héctor Diaz
CUYOSan Luis

Artículo 1°-  Declarar en proceso de reestructuración a la Policía de San Luis en un lapso de Doce (12)  meses a partir del momento en que entre en vigencia la presente ley.

Artículo 2°- El Poder Ejecutivo llevará a cabo tal restructuración, la que comprenderá principalmente el cambio en aspectos organizativos, funcionales, operativos, laborales y administrativos de la Policía en la Provincia de San Luis, teniendo como eje principal para el nuevo sistema la distinción entre oficiales y suboficiales, dejando sin efecto el actual Sistema de Cuadro Único.

Artículo 3°-  Créese la Escuela de  Suboficiales de la Provincia de San Luis.

Artículo 4°-  Dichos estudios y capacitaciones tendrán una duración de 2 años, la cual integrará actividades y estudios tanto teóricos como prácticos.

Artículo 5°-  La reestructuración de la Policía de San Luis tendrá por objetivos:

a) Proporcionar a la Institución Policial una mayor eficacia y practicidad en el cumplimiento de sus funciones específicas;

b) Reestructurar su organización;

c) Reorganizar sus recursos materiales.

d) Añadir los nuevos espacios curriculares correspondientes para la capacitación de los nuevos suboficiales.

e) Capacitar al personal para ocupar sus nuevos cargos y funciones;

f) Integrar de forma práctica y dinámica al suboficial de policía en la sociedad para resguardar la vida e intereses de las personas.

Artículo 6°- El Poder Ejecutivo efectuará, en el presupuesto correspondiente, las adecuaciones presupuestarias que resulten necesarias para la aplicación de la presente ley.

Artículo 7º: El Poder Ejecutivo deberá reglamentar la presente Ley en un plazo no superior de 90 (noventa) días desde su entrada en vigencia.

Artículo 8°- Comuníquese al Poder Ejecutivo Provincial, regístrese y archívese.

Fundamentos

Con el proyecto se busca reorganizar de manera dinámica a la policía. Tal reestructuración compete a los aspectos organizativos, funcionales, operativos, laborales y administrativos de la provincia de San Luis, de forma tal que sea más efectivo el trabajo y que cumplan con aspectos sociales que la sociedad necesita.

Presentando de esta forma, se trata de un nuevo plan que busca enfrentar  los problemas de inseguridad que aquejan a la ciudadanía. Entre las estrategias a seguir se propone una integración por parte de los suboficiales a fin de que tengan mayor presencia en las calles,  para garantizar a la ciudadanía un servicio eficiente en la prevención del delito.

Buscamos con esta reforma volver al sistema que distingue oficiales y suboficiales, abandonando el actual sistema de cuadro único de la policía, en el cual está diagramado con una extensa cantidad de cargos jerárquicos, los cuales cumplen funciones meramente de oficina. Con este sistema apuntamos a revertir esa situación e impartir una forma de participación más comprometida por parte de los policías con relación a seguridad de la sociedad.

Para lograr esto es necesario transformar el actual sistema de la Academia de Policías de San Luis, impartiendo nuevos espacios curriculares de aprendizaje, para ocupar los cargos jerárquicos de oficiales y suboficiales de la provincia de San Luis. Se busca con estos espacios, fortalecer una cultura democrática al servicio de los intereses de la Nación como también los de Nuestra Provincia.

Estos espacios cumplirán las funciones de capacitar en forma anual al Servicio de Seguridad Pública, como así se deberá hacer en forma anual estudios psicofísicos a los policías  para saber su estado.

Otro objetivo fundamental es la elección de los jefes de dependencias, departamentos,  comisarías, sub comisarías, destacamentos entre otros lo que se quiere lograr es que la  elección sea por orden de mérito como así también por un examen de conocimientos. De esta manera lo que se logra es tener personal altamente capacitado como así también lograr que la policía sea lo más transparente posible. Y evitar el régimen anterior donde eran elegidos por el jefe actual de la policía.

Parte de la inseguridad que se vive en las calles de nuestra país y provincia, generar un miedo social de muy alta magnitud, logrando que la sociedad no se sienta acogida por las fuerzas policiales que actúan en nuestra provincia.

Con mayor participación por parte de la policía en las calles se puede demostrar que verdaderamente están capacitados y orientados a salvaguardar la vida y los intereses propios de las personas como también los derechos de seguridad que le competen a los mismos como sociedad.

La mejor policía no es la que está mejor equipada sino la que tiene más acercamiento al ciudadano. De esta manera, el policía obtiene información, respeto y apoyo. Si el ciudadano ve a la policía como un enemigo vamos mal. Se busca que el ciudadano vea al policía como un verdadero brazo de justicia pendiente de los problemas que surgen a cada momento en las calles.

La reestructuración de la policía será llevada a cabo en un lapso de 12 meses con pleno alcance a los ámbitos organizativos, funcionales, operativos, laborales y administrativos de nuestra Policía Provincial.

El Poder Ejecutivo deberá efectuar, en el presupuesto correspondiente, las adecuaciones presupuestarias que resulten necesarias para la aplicación de la presente ley.