Programa Provincial de Concientización y Manejo de Medicamentos Domiciliarios Vencidos, Caducados y/o en Desuso

Leandro Cesar Zdero

ARTICULO 1º. Créase el Programa Provincial de Concientización y Manejo de Medicamentos Domiciliarios Vencidos, Caducados y/o en Desuso, con el objeto de  prevenir los riesgos a la salud y el medio ambiente.

ARTICULO 2º. Entiéndase por medicamentos vencidos, caducados y/o en desuso  a los fines de esta ley, aquellos medicamentos con fechas vencidas, sobrantes de tratamientos específicos, en malas condiciones de almacenamiento, envases en mal estado, restos, sobras de preparaciones, con fechas cercanas al vencimiento y medicamentos derivados de muestras gratis.

ARTICULO 3°. Establécese que las farmacias o entidades habilitadas por la autoridad de aplicación, deberán contar con al menos 1 (un) recipiente a fin de que la ciudadanía deposite allí los medicamentos vencidos, caducados y/o en desuso.

ARTICULO 4º.Dispónese que el contenedor ubicado en la farmacia o entidad habilitada, deberá:
Ser instalado en lugar visible y de fácil acceso al público que se denominará “Punto Azul”
Estar claramente identificado con cartelería que indique al ciudadano que elementos pueden ser depositados y la normativa vigente que lo reglamenta.

ARTICULO 5º. Las farmacias o entidades habilitadas deberán garantizar la continuidad del proceso de disposición final, siguiendo el manejo habitual de medicamentos en esas condiciones. 

ARTICULO 6º. El Poder Ejecutivo, dispondrá a través de las áreas correspondientes la difusión del programa con el objetivo de concientizar y sensibilizar a la ciudadanía sobre los riesgos para la salud y el medio ambiente,  que presentan los medicamentos domiciliarios vencidos, caducados y/o en desuso, y los beneficios de la correcta disposición final de los mismos en los contenedores instalados para este fin.

ARTICULO 7°. Designase Autoridad de Aplicación al Ministerio de Salud de la Provincia del Chaco y facúltese a fin de que a través del Ministerio de Planificación, Ambiente e Innovación Tecnológica y/u otros organismos públicos o privados determine los mecanismos necesarios para la aplicación del presente programa.

ARTÍCULO 8. El Poder Ejecutivo reglamentará la presente ley dentro de los sesenta (60) días de su promulgación.

ARTÍCULO 9. Invitase a los Municipios a adherir a la presente ley.

ARTÍCULO 10.De forma.

Fundamentos

En primer lugar, cabe destacar que las facultades de la Nación y de las provincias se dirimen de modo concurrente, especialmente en el caso del derecho a la salud. Según nuestra Constitución Nacional, en el Art. 121, establece: “Las provincias conservan todo el poder no delegado por esta Constitución al Gobierno federal, y el que expresamente se haya reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación”.

El artículo 38 de la CONSTITUCIÓN DE LA PROVINCIA DEL CHACO establece que “Todos los habitantes de la Provincia tienen el derecho inalienable a vivir en un ambiente sano, equilibrado, sustentable y adecuado para el desarrollo humano, y a participar en las decisiones y gestiones públicas para reservarlo, así como el deber de conservarlo y defenderlo y que es deber de los poderes públicos dictar normas que aseguren básicamente la preservación, protección, conservación y recuperación de los recursos naturales y su manejo a perpetuidad, el resguardo de la biodiversidad ambiental, el control del tránsito de elementos tóxicos, el establecimiento de programas de educación ambiental, orientados a la conciencia social, en el ámbito educativo formal y no formal, la sanción a autoridades y personas que infrinjan la presente norma, y la condena accesoria a resarcir y/o reparar los daños ambientales”.

Los medicamentos son formulaciones farmacéuticas que están constituidas por un principio activo o conjunto de ellos, de origen natural o sintético. Están destinados para su utilización en las personas o animales y tienen propiedades para prevenir, tratar o aliviar enfermedades o dolencias o modificar funciones fisiológicas. También, pueden tener diferentes presentaciones de acuerdo no solo a las propiedades físicas y químicas de los principios activos excipientes, sino a la modalidad que se requiere para lograr una buena biodisponibilidad y el efecto buscado en el enfermo. Los comprimidos, las cápsulas, polvos, jarabes, e inyectables son algunas de las formas frecuentes en las que la industria farmacéutica presenta los medicamentos.

Cuando hablamos de “medicamentos vencidos” nos referimos a aquellos cuyo límite establecido como fecha de vencimiento impresa en el envase se ha cumplido; el término de “producto farmacéutico caducado” determina a aquellos que han perdido sus propiedades por alguna causa particular, como podría ser por ejemplo haber sido mal almacenados o en recipientes defectuosos y “medicamento en desuso” se refiere a aquel que no se ha utilizado en su totalidad durante un tratamiento quedando parcialmente disponible.-

Los medicamentos vencidos, caducados o en desuso en el domicilio de los ciudadanos son desechados la mayoría de las veces junto con la basura convencional, participando involuntariamente el ciudadano en la generación de un problema ambiental y sanitario que puede traer serias consecuencias y riesgos para la salud y el medio ambiente como ser:
Causar contaminación del agua potable
Perjudicar la vida acuática
Matar microorganismos claves para el ecosistema
Bioacumularse en tejidos de los seres vivos y luego expresar sus propiedades tóxicas
Generar resistencia a microorganismos patógenos
Liberar contaminantes a la atmósfera cuando son quemados en forma inapropiada
Pasar a la cadena de distribución informal e ingresar nuevamente al mercado
Por otra parte, el desecho de fármacos en condiciones poco eficientes y sin seguridad, puede conducir a que medicamentos en las condiciones que analizamos terminen en manos de personas que viven del manipuleo de la basura o ingresen nuevamente al sistema de comercialización a través del sector informal.

Esta situación se genera a partir del desconocimiento del ciudadano de los riesgos antes citado y de la falta de un sistema adecuado que le permita participar activamente del proceso de disposición final de estos medicamentos mediante un canal de recolección fácil y acoplado a la vida cotidiana.

En 1991, se sancionó en Argentina la ley nacional N°24051 de Residuos Peligrosos. En la misma, se hace referencia a la generación, manipulación, transporte y disposición final de los residuos peligrosos, pero la misma no da un tratamiento adecuado y completo a la gestión de medicamentos en poder de particulares.  En su artículo 2º dice “Será considerado peligroso todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general” y en el anexo I categoriza a los “desechos de medicamentos y productos farmacéuticos” como residuos peligrosos.

Por lo tanto, deben considerarse dentro de esta ley: todos los medicamentos vencidos; todos los jarabes, suspensiones orales, gotas que presenten enturbiamiento, cambios de color o de sabor; todas las cremas, ungüentos, pomadas, que presenten variaciones de aspecto y todos los comprimidos y cápsulas con variaciones de color, grietas, “aún cuando no hayan caducado”; todos los medicamentos que deben ser almacenados en cadena de frío y que por alguna circunstancia pierden dicha cadena de refrigeración (por ejemplo: insulinas, hormonas de polipéptidos, gammaglobulina y vacunas); todos los comprimidos y cápsulas sueltos, cuando no es posible determinar su identidad; todo medicamento que no se encuentre correcta y debidamente rotulado; todo medicamento que haya estado almacenado bajo un rango de temperatura distinto al recomendado.

Por otra parte, en el marco del decreto Nº1299/97 que regula el comercio de los medicamentos, se reglamentó el procedimiento de devolución de medicamentos vencidos, que no hayan sufrido alguna alteración, por parte de los establecimientos intervinientes en la cadena de comercialización al respectivo laboratorio titular del registro (para su canje, reemplazo o reembolso pecuniario) el cual debe encargarse de la destrucción de todas las unidades que fueron devueltas.

    En Rosario, ante un pedido realizado por el Colegio de Farmacéuticos de Segunda Circunscripción, la Municipalidad dictó en Agosto del 2012 la Ordenanza Nº 8943, por la cual se crea el "Programa de gestión de medicamentos vencidos y productos farmacéuticos caducados en el ámbito domiciliario". Con dicho Programa, aún en proceso de implementación, se procurará asegurar de forma correcta y efectiva la destrucción de fármacos vencidos o en mal estado que se encuentran en manos del ciudadano, mediante una campaña de recolección de los mismos en farmacias comunitarias de la ciudad, unida a acciones de concientización. Mientras tanto, el Colegio de Farmacéuticos recibe medicamentos vencidos provenientes de las farmacias, que son recolectados por la empresa proveedora del servicio de destrucción de medicamentos vencidos.  

Por todo lo expresado en la presente, se solicita la aprobación del programa  considerando que se impone la necesidad de sensibilizar a la población sobre los riesgos potenciales del manejo de los medicamentos resulta necesario establecer un programa de concientización y difusión  del manejo de medicamentos domiciliarios, en el cual además se incluya la instalación de contenedores en farmacias o entidades habilitadas los cuales se identificarán como “Punto Azul” a los efectos de permitir la fácil ubicación por parte del ciudadano, a fin de que deposite allí los medicamentos incluidos en esta ley, a los cuales se les debe realizar un tratamiento integral hasta la disposición final o destrucción de los mismos.  

Por todo ello, solicito la consideración y aprobación del presente proyecto.-