Registro Provincial de Personas Desaparecidas

Abel Lino
CENTROCórdoba

Artículo 1.- CREACIÓN. Créase el Registro Provincial de Personas Desaparecidas, cuya función es concentrar los datos necesarios para facilitar la búsqueda y para la obtención de información de personas cuyo paradero esté indeterminado; o bien de aquellos que, encontrándose bajo custodia estatal, no pudiere determinarse fehacientemente su identidad.

Artículo 2.- OBJETIVO. Es objetivo del Registro creado por el Artículo 1, la concentración y la gestión distribuida para garantizar la agilización de los canales de búsqueda de personas cuya identidad o paradero se desconozca.

Artículo 3.- AUTORIDAD DE APLICACIÓN. Es Autoridad de Aplicación de esta ley, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos a través de la Secretaría de Derechos Humanos o quien la reemplace en el futuro.

Artículo 4.- REGISTRACIÓN. Son inscriptas en el Registro creado por el Artículo 1, las siguientes personas: 1. Menores extraviadas; 2. Adultas Extraviadas y; 3. Fallecidas que no hayan podido identificarse, adquiriendo de tal modo el carácter de N.N. y; 4. Que se encuentren bajo tutela Estatal, siempre que no hayan podido ser identificadas;

Artículo 5.- COMUNICACIÓN AL REGISTRO. Toda institución estatal o privada de atención de salud, resguardo, detención, internación, morgues, organismos judiciales y fuerzas de seguridad que tomen conocimiento sobre personas con paradero desconocido deben comunicar los datos de dichas personas al Registro creado por el Artículo 1, según las disposiciones reglamentarias.

Artículo 6.-DATOS DE REGISTRACIÓN. Los datos a incorporar en el alta del Registro Provincial de Personas Desaparecidas, son determinados por la reglamentación; no obstante, deben contener toda la información disponible, fotografía, características especiales, detalle sobre referencias antropométricas y demás datos que permitan facilitar la búsqueda e individualización.

Artículo 7.- SITUACIONES ESPECIALES. Cuando la persona sobre la cual se pretende determinar su paradero, haga presumir que ésta pudiere haber sido víctima de delitos que pongan en riesgo su integridad, el Registro debe abstenerse de registrarla para salvaguardar el interés superior de ésta; por lo que, sólo procede a su registración si existiere denuncia policial previa y siempre que la autoridad competente lo autorice expresamente.

Artículo 8.- CENTRO DE INFORMACIÓN. La Autoridad de Aplicación debe crear un sistema informático con información actualizada del registro y disponible en tiempo real, además debe disponer de líneas telefónicas gratuitas con dedicación exclusiva para la consulta sobre casos de personas que necesiten determinar su paradero. No obstante, el Registro debe coordinar con los organismos judiciales, la forma y la información disponible para consultas.

Artículo 9.- OBLIGACIONES DEL REGISTRO. Una vez tomado conocimiento formal, sobre personas desaparecidas o personas no identificadas puestas a disposición cualquier autoridad pública, el registro debe, en el término de veinticuatro (24) horas ingresar la información en portal del registro con todos los datos de que dispone el registro y que su publicación sea autorizada por la autoridad competente. Además, la Autoridad de Aplicación debe garantizar una amplia y continua difusión de las funciones del registro, de las personas que sean prioridad determinar su paradero.

Artículo 10.- GARANTÍAS ESPECIALES. Los datos de las personas halladas sin vida y sin posibilidad de ser identificadas, sólo pueden ser comunicados al Registro por las autoridades competentes, de acuerdo a lo establecido por el Decreto Reglamentaria. No obstante, dicha información tiene carácter restrictivo sin autorización de publicación y sólo está permitido el acceso a ella, según la determinación de la autoridad competente y exclusivamente para aquellas personas o entidades que les sea concedido expresamente el acceso a tales

Artículo 11.- PROCEDIMIENTO DE COMUNICACIÓN. La Autoridad de Aplicación debe establecer procedimientos administrativos específicos, para garantizar que en el término de veinticuatro (24) horas de radicada una denuncia sobre personas desaparecidas, se informe al Registro y se publiquen dentro del mismo término, según corresponda, los datos correspondientes a la comunicación recibida.

Artículo 12.- INFORMES FUNCIONALES. La Autoridad de Aplicación, debe confeccionar informes estadísticos sobre los casos registrados y su estado de resolución y; luego proceder a comunicarlo en el sitio Web del Registro.

Artículo 13.- ORDEN PÚBLICO. La presente Ley es de orden público e interés provincial, público y social.

Artículo 14.- DECRETO REGLAMENTARIO. El Poder Ejecutivo debe reglamentar la presente, dentro de los 120 días siguientes a su publicación, estableciendo en dicho texto las pautas y requisitos para el acceso a la información existente en el Registro; asimismo debe determinar procedimientos para garantizar la confidencialidad de los datos y el acceso a los mismos.

Artículo 15.- DE FORMA. Comuníquese al Poder Ejecutivo y archívese.

Fundamentos

La única manera de garantizar acciones efectivas con respecto al protocolo de actuación sobre las personas desaparecidas, es a través de la creación por ley, de un registro y el establecimiento de protocolos de acción que aseguren efectividad de los procedimientos necesarios para establecer un padrón, la búsqueda y la difusión de datos de personas, que sea necesario determinar su paradero. La falta de sistemas adecuados y de la conectividad entre jurisdicciones y reparticiones públicas, hace imposible que una persona fallecida o desaparecida pueda ser identificada con celeridad y eficiencia, si tales personas no poseen documentos personales, al momento de ser reconocida por las autoridades o encontrada por sus familiares.

La ciudadanía desconoce la magnitud de la problemática, aunque esta situación es cotidiana en instituciones públicas con internación, entidades de seguridad y morgues judiciales. Los familiares que han perdido a un ser querido no entienden de estadísticas, porque para ellos esas estadísticas, representan el 100%. Perder a alguien y no saber dónde se encuentra es una situación angustiante, pero más aún lo es, cuando descubren que el Estado no tiene herramientas eficaces para dar con el paradero de esas personas; aun siendo que éstas pudieron ser encontradas, pero en la otra punta de la línea de comunicación, no hay aviso cierto de ello.

Es decir que hay personas perdidas y otras que, a pesar de ser encontradas, siguen perdidas aún; porque el Estado no tiene o no respeta un protocolo específico destinado a resolver tales situaciones. Ahondar más en este tema, huelga, por lo que creemos que otras jurisdicciones han resuelto el problema sistemático de esta situación a través de la aprobación de legislaciones que crearon registros provinciales de personas desaparecidas. Es deber del Estado, brindar seguridad a la población, pero para hacerlo es necesario que se establezcan protocolos en todo sentido, porque de no hacerlo, la protección es sólo un deseo y una quimera; puesto que toda herramienta, necesita de un operador para que funcione y, este caso, el operario es y debe ser el Estado provincial.

Con este proyecto trataremos de llenar una laguna legislativa en el proceso de búsqueda e identificación de personas fallecidas o desaparecidas. Por todo lo expuesto, es que solicitamos Señor Presidente, la aprobación del presente proyecto.